Translate

CRUCES DE ANTAÑO

CRUCES DE ANTAÑO
Autora del poema: Pilar Mur Almeida “Pilarín de Juan Antonio. Año 1947
Publicado en el Libré de las Fiestas de 1993.

Alegrieta en las fiestas de 1982.
Foto gentileza de Manolito del Zapatero

Sobre este poema escribe Román Carrera:

“Este poema me lo facilitó Alegría Nacenta, nuestra querida y simpática “Alegrieta” hija enamorada de La Puebla y residente en Ginebra, que lo halló en el baúl de sus recuerdos”.







I
¡Cruces viejas, olvidadas,
del Portal y la Laguna
que iluminasteis mi pueblo
con claridad de luna!


Cruces llenas de recuerdos
de aquellos lejanos días,
en que erais sombra y consuelo
de esta tierra tan querida.
Cruces que ya no existís,
derrocadas por la ira
de una humanidad que quiso
despedazarse a sí misma
Al contemplar los lugares
en que estuvisteis erguidas,
lloro sintiendo la ausencia
de vuestra sombra querida,
y quisiera, viejas cruces,
traducir en mi poesía,
la nostalgia dolorosa
que siento en el alma mía,
al pensar que sólo sois
el recuerdo de algún día…


II
Cruz bendita del Portal
que presidiste serena
erguida con majestad
en tu pedestal de piedra,
las horas y los minutos
que atravesaba La Puebla.
En tus gradas se sentaron
algún día mis abuelos,
en ellas han descansado
junto al señor, el obrero,
el niño junto al anciano,
y a tu sombra todo el pueblo.
Tú eras seguro refugio
en los infantiles juegos:
“¡Quien toque la cruz no paga!”
exclamaba un pequeñuelo,
y cuando a alcanzarle iban,
subía raudo tus gradas,
te abrazaba y repetía:
“¡Quien toque la cruz no paga!”
Y en sus palabras había
y en su mirar reflejaba
seguridad absoluta,
en la cruz que le amparaba.


Pedestal de la Cruz del Portal.
Sentado, Eugenio Cama Permisan de casa Nasarre.
Foto facilitada por Casa Chandomingo.
 

Bajo tus brazos pasaban
bodas, bautizos y entierros,

y a todos les prodigaban
bendiciones y consuelos.
Todos ¡oh cruz! te querían,

 todos ¡oh cruz! te admiraban,
 pero llegó un día aciago
 y la insensatez humana
 se desbordó, sin barreras

que contuviera sus ansias,

 destrozándose a sí misma,
sin saber qué destrozaba,
y la furia de las hordas

 te derribó de tus gradas,
 y quedó sin ti ese pueblo
 que tanto te veneraba.


 III
Y tú cruz de la Laguna
y después de los Charcales,
bajo la que descansaron
fatigados caminantes,
que encontraron a tu sombra
tranquilidad inefable.
Dominando la campiña
con tus brazos extendidos,
protegías las cosechas
y regías los destinos,
de mi pueblo que te amaba
con fervores campesinos.


Cruz de Término que se guarda en el Museo de
 la Iglesia Parroquial de La Puebla de Castro.
Posiblemente se trata de la Cruz de la Laguna,
que luego fue de los Charcales.
Autor de la foto: Pedro Bardaji Suarez.


Cuando el labriego volvía
de sus campestres labores,
ante ti se detenía
rezando las oraciones,
mientras el sol se perdía
tras el lejano horizonte.
Y traídos por la brisa
se escuchaban mil rumores,
de esquilas de rebaños,
de silbidos de pastores,
el aletear suave
de vencejos voladores,
las campesinas tonadas
de los mozos labradores,
y luego, de la campana
los melancólicos sones.

Yo no puedo comprender
cómo pudisteis ultrajar
y derribar por el suelo,
esos brazos que antaño
con tanto amor os acogieron.

    IV  
Más… ha pasado el horror
de aquellas horas amargas,
y Cristo ha vuelto a la iglesia,
y Dios ha vuelto a las almas,
y mi pueblo arrepentido
de sus acciones pasadas,
llora por sus viejas cruces
del Portal y la Laguna.

¡Oh Cruces!, mi corazón
me dice que no habéis muerto,
y que tornaréis un día
victoriosas a mi pueblo
y que volveréis a erguiros
sobre pedestales pétreos,
que ya no se romperán
como antaño se rompieron
y que volveréis a ser,
lo mismo que en otros tiempos,
para La Puebla de Castro
faro que la lleve al Cielo,
por senderos ideales
sublimes, grandes y eternos.

¡Viejas Cruces!... he querido
cantaros una elegía
y he terminado entonando
vuestra venida futura,
¡oh mis Cruces inmortales
del Portal y La Laguna!





¡¡ ÚLTIMAS PUBLICACIONES EN EL BLOG !!

Gifs Animados - Imagenes Animadas

¡¡ VERÁ QUE INTERESANTES...

NO SE LAS PIERDA !!