Translate

JUNTAS GENERALES Y JUNTAS DIRECTIVAS DE LA FRATERNIDAD PUEBLENSE

JUNTAS GENERALES Y JUNTAS DIRECTIVAS DE LA FRATERNIDAD PUEBLENSE

Autor del artículo Pedro Bardaji Suarez
Colaborador: Gregrorio Bardaji Cajigos


              La Fraternidad Pueblense, inició su andadura en 1898 y finalizó abruptamente en Julio de 1936, al estallar la Guerra Civil. Se trataba de una Sociedad de socorros mutuos, formada por varones entre 20 y 50 años, de carácter benéfico, cuya finalidad era la de socorrer a los asociados en caso de enfermedad que los incapacitara para trabajar, el prestarles dinero  con la correspondiente fianza personal, sin garantía inmueble, asegurar su vida por una cantidad en beneficio de la viuda o familiares, y asistir y acompañar en los entierros a los Socios difuntos.


LAS JUNTAS GENERALES

Las Juntas Generales o Asambleas Generales de Socios de la Sociedad denominada “La Fraternidad Pueblense” eran dos al año, la primera en el mes de Enero y la segunda en Agosto. Las convocaba el Presidente de la Junta Directiva, en día festivo, por medio de papeleta que entregaba el Andador, en persona, a cada socio (excepcionalmente en 1904 solo se celebró la Junta General del mes de Enero).

El objetivo principal de la Junta General era el de discutir y, en su caso, aprobar las cuentas de la Sociedad en el periodo comprendido entre la anterior Junta General y la actual, así como el tratar otros asuntos de interés. En la Junta General de Enero se llevaba a cabo la renovación anual de la Junta Directiva y el nombramiento de los 4 socios encargados de acarrear cadáveres.
El Sr. Alcalde de La Puebla de Castro D. Antonio Sahún, comunica al Presidente de
La Fraternidad Pueblense D. Antonio Bardaji Trell, la autorización del
Gobernador Civil de la Provincia para celebrar la que sería la última Junta General
de la Fraternidad Pueblense, el día 2 de Febrero de 1936.

El protocolo de las Juntas Generales era el siguiente:

·       Como local de reunión utilizaba el salón de la Casa Escuela de niñas; excepcionalmente las 6 primeras Juntas Generales se celebraron en la Casa Consistorial.


·       La sesión daba comienzo habitualmente a las 2 de la tarde (otros horarios utilizados fueron 10:30 de la mañana, 1 de la tarde, 2 y cuarto de la tarde y 3 de la tarde). En un principio se dejaba un margen de 30 minutos para la llegada de los Socios, pero dada la falta de puntualidad de algunos, a partir de 1905 se acordó que a la hora señalada para el inicio de la Junta General se cerraran las puertas del local, seguidamente el Secretario pasaba lista y a los Socios que en ese momento estuvieran ausentes sin causa justificada se les impone una multa de 1 peseta o de 2 pesetas si se trataba de un vocal de la Junta Directiva; la cuantía de estas multas se duplicó a partir de 1924.
Papeleta mediante la que el Presidente de la Junta Directiva convoca personalmente a cada Socio
 a la Junta General. En la que aquí mostramos, el Socio D. Pedro Moliner
justifica, en el reverso de la papeleta, su falta de asistencia para no ser multado

·       Se leía Acta de la última Junta General para su aprobación por la Asamblea.


·       La Junta Directiva presentaba sobre la mesa las cuentas, invitando a todos los Socios a examinarlas. Como no solía acercarse ninguno, la Asamblea, a propuesta de la Junta Directiva, designaba a 1 ó 2 de los Socios presentes, a los que se les denominaba “oidores-interventores”, que procedían a examinarlas. El Secretario leía en voz alta todas las partidas que habían producido ingresos y gastos, dando las oportunas explicaciones, e informando también de los préstamos devueltos y del pago de intereses.


·       El Tesorero exhibía y dejaba sobre la mesa las existencias de caja, de este modo los Socios podían comprobar que el contenido del arca de la Sociedad coincidía con las cuentas presentadas. En el arca se guardaba el metálico, los prestamos, los pagarés en papel del banco, los títulos de deuda del estado (el valor de uno de estos títulos era de 500 pts., en 1925 la Sociedad poseía dos), y las acciones de la Eléctrica Pueblense (En 1915 se destinó 1.500 pesetas para la compra de 6 acciones de la Eléctrica Pueblense también llamadas “del Molino” que permanecieron como bienes de la Sociedad hasta que se decidió venderlas en 1936)


·       En la Junta General de Enero se renovaban los vocales de la Junta Directiva. La vigencia y mandato de la nueva Junta Directiva era de 1 año. En general, los socios propuestos para ocupar estos cargos eran aprobados por unanimidad. A partir de 1925 se aprovechaba también esta Junta General de Enero para nombrar a los 4 socios acarreadores de cadáveres, encargados de conducir al difunto al cementerio.


·       La Junta Directiva informaba a la Asamblea de las solicitudes que ha recibido de ingreso de nuevos socios, seguidamente la Asamblea votaba la admisión de los mismos; en las 73 Actas que se conservan de las Juntas Generales, estas admisiones se aprobaron siempre por unanimidad.


·       La reunión terminaba con la discusión de algún tema de interés para la Sociedad propuesto por uno o varios socios y con un turno de ruegos y preguntas.

Detalle del Libro de Actas de la Fraternidad Pueblense.
Acta número 1, correspondiente a la Junta General celebrada el día 1 de Enero de 1899.

LA JUNTA DIRECTIVA

La Junta Directiva, como ya hemos dicho, se renovaba cada año durante la Junta General o Asamblea General de Socios que se celebraba en el mes de Enero, siendo la mayoría de socios la que aprobaba su nombramiento.

Estaba compuesta por seis personas: Presidente, Vicepresidente, Secretario, Vicesecretario, Tesorero o Depositario y Andador. Se reunían el último domingo de cada mes para pasar cuentas y tratar los temas de la Sociedad.

Sólo los cargos de Secretario y Andador eran remunerados. Esto explica que en las sucesivas renovaciones anuales de la Junta, sean las personas que ocupan estos dos cargos las que suelen repetir y permanecer durante más tiempo en el mismo. En 1906 Secretario y Andador cobraban, cada uno, una paga anual de 25 pesetas; en 1921, la Junta General de Enero acordó incrementarles la paga anual a 40 Pesetas; y en 1925 se les subió a 50 pts.

El Secretario llevaba las cuentas, las inversiones y los trámites legales de la Sociedad y levantaba Acta de las Juntas Generales. En 1908 se autorizó, en Junta General, a que la Junta Directiva pudiera invertir parte del capital de la Sociedad en Papel del Estado para obtener un rédito que sería utilizado en los fines benéficos de la Asociación.

El Andador estaba siempre al servicio de la Junta, era el cauce de comunicación entre ésta y los Socios, ejecutaba las órdenes del Presidente y recogía del Socio enfermo el documento firmado por el médico que justificaba su enfermedad dándole derecho a recibir el socorro de la Sociedad.

El Tesorero era el depositario custodio del arca de hierro de la Sociedad. Este arca estaba dividida en dos compartimentos; el Tesorero tenía en exclusiva la llave de uno de ellos que contenía como máximo 250 pesetas, el otro compartimento, protegido por 3 cerraduras, guardaba el resto del metálico y demás valores de la Sociedad, las 3 llaves necesarias para abrirlo estaban en poder del Presidente, del Secretario y del Tesorero. En 1907 se compró también una caja de caudales con dos llaves que guardaba una el Presidente y otra el Tesorero.

A partir de 1923 los cargos de Secretario y Tesorero fueron asumidos por la misma persona.


              En un artículo publicado en el libré de las fiestas de 1998, el señor Román Carrera Gimenez (nacido en 1917 y fallecido en 2007) comparte sus recuerdos sobre la Fraternidad Pueblense; nos cuenta, cito textualmente ‘’…En mi infancia, por los años veinte del siglo XX, cuando se celebraba Junta General, era para mí un espectáculo ver desde la ventana de mi casa cuando pasaban los hombres endomingados hacia la Escuela Nacional de Niñas donde tenía lugar la reunión, pasando con ellos el Cura Párroco, quien infundía tanto respeto, rigurosamente ensotanado, amplio manteo sobre sus hombros y sobre su cabeza el clerical sombrero’’.


Si desea saber más sobre “La Fraternidad Pueblense”, clicar sobre el título siguiente:



Los datos utilizados en este artículo han sido obtenidos del libro de actas de la Sociedad denominada “La Fraternidad Pueblense” y de dos ejemplares del reglamento de la misma, el publicado en 1899 y el modificado y publicado en 1922; los dos primeros documentos se guardan en el archivo de la Iglesia parroquial de La Puebla de Castro y he podido consultarlos por gentileza del cura párroco, Mosén José Mairal Villellas; el ejemplar del reglamento de 1922 me lo ha facilitado Casa Teruel. Y también el artículo titulado ‘’La Fraternidad Pueblense’’ escrito por Román Carrera Gimenez y publicado en el Libré de las Fiestas de La Puebla de Castro de 1998.





¡¡ ÚLTIMAS PUBLICACIONES EN EL BLOG !!

Gifs Animados - Imagenes Animadas

¡¡ VERÁ QUE INTERESANTES...

NO SE LAS PIERDA !!