Translate

FIESTAS DEL AÑO 1913 EN LA PUEBLA DE CASTRO

FIESTAS PATRONALES EN HONOR A SAN ROQUE DEL AÑO 1913 EN LA PUEBLA DE CASTRO: "5 DÍAS DE FIESTA".


Amplia reseña de la Fiesta Mayor de La Puebla de Castro en honor al Patrón San Roque, publicada en el Diario de Huesca, el viernes 22 de Agosto de 1913.


Autor del artículo: Juan Antonio Permisán 
Archivo facilitado por Mariano Serena Samitier

Clique sobre las fotos para verlas a mayor tamaño
 
Cabecera del Diario de Huesca del día 22 de Agosto de 1913. Obtenida de la hemeroteca del Diario del Alto Aragón.


DÍA 15
Mañana, San Roque: frase que está en todos los labios, en todas las mentes, en todos los corazones que son de La Puebla de Castro.

Un alegre repique de campanas, seguido de un soberbio volteo general, comparsa de gigantes y cabezudos, disparo de bombas reales, elevación de globos, la rondalla por las calles, anuncian el comienzo de las fiestas. La Comisión popular de festejos hace días no descansaba; a ella, principalmente, se debe el aspecto que hoy presenta nuestra querida villa. Las calles todas aparecen adornadas con arcos de sabinas, con guirnaldas y gallardetes, iluminación a la veneciana; la plaza Mayor, además de su jardín muy bien iluminado, con tres árboles plantados por los jóvenes de aquí. Las calles principales, la del General Prim, la del Duque de la Victoria, la del general Laci, plaza de la Cruz, la calle Mayor y la de Cervantes, sobre todo, ostentan hermosas colgaduras y banderas y escudos nacionales.


Salida de Misa (Plaza Mayor) en las fiestas de La Puebla de Castro. Delante, la orquesta con mozos y chiquillería, le siguen, el Mosén con las autoridades y, detrás, el resto de vecinos. Fotografía en torno al año 1942. Foto propiedad de Casa Juan Domingo (Casa Chandomingo), facilitada por Francisco Cama Obis.

A las cinco de la tarde, terminadas las vísperas y novena de nuestro glorioso patrón, hubo varios partidos de pelota, que despertaron interés en el público; el Jurado nombrado para este concurso lo constituían don Vicente de Mur, don Francisco Cama y don Simón Llardén; fueron dos los premios; el mayor fue para los jóvenes de esta villa.

Mozos jugando un partido de pelota en el frontón de la Era Nasarre de La Puebla de Castro. Foto propiedad de Casa Juan Domingo (Casa Chandomingo), facilitada por Francisco Cama Obis.


DÍA 16

A las cuatro y media, una alegre diana por la banda de música que dirige don Arturo Santamaría, de Barbastro, despierta al vecindario —a muchos no los habrá despertado— y anuncian la procesión que a las seis se dirige a la ermita de San Roque, cantándose una solemne misa y los gozos del santo.

 
Ermita de San Roque de La Puebla de Castro. Foto de la década 1930 a 1940, propiedad de Casa Juan Domingo (Casa Chandomingo), facilitada por Francisco Cama Obis.

A las nueve, solemnísima misa de terno, celebrando don Francisco Trell Labrid, nuestro querido párroco, cantando las glorías del Santo don José Arribas, párroco de Estada: un panegírico elocuente, conmovedor. Desde la iglesia, los celebrantes, el Ayuntamiento, el Juzgado, la Comisión popular, los mozos del pueblo, acompañados todos de la música, se dirigen a la casa de nuestro digno párroco, y seguidamente a la de don José María Laplana Vidal, nuestro popular alcalde, y en ambos sitios se obsequió a todos como ellos saben hacerlo. En seguida comienzan las albadas o serenatas.

 
El día grande de las fiestas patronales, 16 de Agosto, San Roque, al finalizar la Misa Mayor, todo el pueblo, acompañado de la orquesta, se dirigían a la Abadía, a dedicarle unas jotas al Señor Párroco. En la década 1950 a 1960 esta costumbre se amplió para incluir en la ronda a “La Millonaria”, la señorita Mercedes Machiandiarena, que residía, durante las fiestas, en la vecina Casa de Machín; posteriormente “La Millonaria” trasladó su residencia a la también vecina Casa del Cirujano. La foto está tomada desde la Abadía, en Calle Cervantes. Foto propiedad de Casa Juan Domingo (Casa Chandomingo), facilitada por Francisco Cama Obis.

A las cuatro de la tarde, baile popular en la plaza Mayor, animadísimo; a mitad del baile, los niños Vicente Sarrablo y Francisca Trell, los dos de cinco años de edad, aparecen vistiendo nuestro histórico traje baturro y son recibidos con una salva de aplausos.

 
Baile en la Plaza Mayor de La Puebla de Castro. Foto propiedad de Casa Juan Domingo (Casa Chandomingo), facilitada por Francisco Cama Obis.

A las seis y media, concurso de Jota, saliendo a bailar cuatro parejas; nuestro celebrado baile regional no decae; hubo dos premios, y el primero fue para Pablo Urraca y la señorita Encarnación Pérez, ambos de Barbastro.


A las ocho de la noche, gran Fiesta infantil a la Instrucción y al Trabajo. Las niñas y niños de esta villa se dirigen con faroles, banderas y estandartes, cantando himnos a la bandera y a  la Patria, desde la plaza de San Antonio hasta la plaza Mayor; tras de los niños iba una hermosa carroza, adornada de flores; allí iban Josefina Burrel, con la espléndida hermosura de sus diez y nueve años, y su hermano Anselmo Burrel, apuesto mozo de veintiún años; los niños Vicente Sarrablo y Joaquina Lálueza, de nueve y ocho años, bien formados y convencidos de su representación, y los monísimos y graciosísimos Santiago Sarrablo y Francisca Tellet, los dos de cinco años, vistiendo todos el ya casi antiguo traje típico de Aragón, que es todo un símbolo del carácter formal, honrado, trabajador: la política de calzón corto que decía Joaquín Costa

Al llegar la comitiva á la plaza Mayor, la música, que allí esperaba, rasga los aires con los alegres acentos de sus notas. Las autoridades toman asiento en una tribuna dispuesta al efecto. Don Francisco Trell Labrid, nuestro cultísimo párroco, se levanta, y enardecido como un caudillo de gentes, improvisa, no un discurso, sino un himno a nuestro pueblo, a nuestras costumbres, a nuestros anhelos de progreso y de cultura, a, nuestros niños, y los aplausos y vivas no se interrumpen.

 
D. Francisco Trell Labrid, “el canónigo” como popularmente se le conocía, nació en La Puebla, el 24 de Octubre de 1870 y fue cura de La Puebla desde Diciembre de 1897 hasta el 1 de Agosto de 1922 que fue nombrado Canónigo de gracia de la Catedral de Barbastro. Involucrado activamente en el progreso de La Puebla de Castro intervino en la creación de la Eléctrica Pueblense, el Molino Harinero, y la subida de las aguas desde el Corán al pueblo en 1918. Promovió y fue socio destacado de la Fraternidad Pueblense; ejerció el cargo de Presidente de la Junta Directiva de la Fraternidad en 1906 y el de Secretario desde 1907 hasta 1922. Fue fusilado en el cementerio de La Puebla de Castro, el día 10 de Agosto de 1936, con 65 años de edad, por un grupo de vecinos de ideología anticlerical y murió el día siguiente después de una terrible noche de dolor. Foto facilitada por Antornio Torres Rausa.

Seguidamente, Matilde Nacenta, Antonio Gros y otros niños, hablan sobre la bandera, la Patria, etc., etc. Sube a la tribuna don Ramiro Castillón Escudero, prestigioso médico de la villa, y pronuncia un discurso sobre el labrador; su verbo cálido y armonioso llega al corazón de las multitudes, y cien veces es interrumpido por los aplausos de más de mil personas. Hablan dos o tres más y todos son muy aplaudidos, y termina Josefina Burrel, que allí en su trono parecía la diosa Ceres, cantada por Salvador Rueda en su “Lenguas de fuego”. 


D. Ramiro Castillón Escudero, Médico de La Puebla de Castro. D. Ramiro nació en Apies (Huesca) en el año 1879. Vino a ocupar la plaza titular de Médico en La Puebla de Castro en torno al año 1910. Contrajo matrimonio con Dª María Teresa Escanilla Sesa de Casa Pedro Escanilla luego llamada Casa El Médico. Al estallar la Guerra Civil fue detenido y  luego fusilado el día 20 de agosto de 1936, a los 57 años de edad, en la carretera de Berbegal, por grupos marxistas del Frente Popular, dejando a La Puebla de Castro sin médico durante el transcurso de la Guerra Civil. Foto del año 1929, facilitada por Nuria Suarez Arnal.
D. Ramiro Castillón Escudero, ilustre médico y agricultor autodidacta, publicó numerosos artículos en defensa de los labradores en el Diario La Nación, de tirada nacional. Estos artículos fueron debidamente recopilados dando forma al libro titulado: “En defensa de la Agricultura”, publicado en Huesca por la editorial Vicente Campo y Compañía en el año 1933. Libro facilitado por Vicente Burrel Guillen.

A las diez, gran baile popular en la plaza de la Cruz, quemándose en los intermedios una gran colección de fuegos artificiales; don Saturnino Castillón, estudiante de Farmacia, encargado de ellos, se acreditó de ser un pirotécnico.

DÍA 17

Bailes, rondas con dos cantadores de Secastillá y de Benabarre, corridas de a pie, ganando el premio Paco Trell, del comercio, y Nacenta, mecánico; fuegos artificiales, globos, etcétera, etc.

Ronda de los mozos de La Puebla de Castro, están llegando al cabo de la Calle Mayor y van a girar hacia Calle Cervantes. Detrás la rondalla con violín, bandurria, laúd, guitarrón y guitarra. Foto propiedad de Casa Juan Domingo (Casa Chandomingo), facilitada por Francisco Cama Obis.

 DÍA 18

Continúan las fiestas unidos mozos y casados (que al fin todos se hacen de la misma madera), con la típica mula, dando serenatas. A las doce de la noche gran retreta por la banda de música.

DÍA 19

Continúan las fiestas de los mozos.

¿Huéspedes y amigos? Ahí van unos pocos de los que nos han honrado con su presencia durante las fiestas: don José Vidal, don José Trell e hijos, de Graus; don José Lacasa e hijo; don Francisco Palacín e hija María, de Barcelona; don Saturnino Castillón y su hermana Rosalía de El Grado; don Vicente de Mur con su señora, don Ramón Cirera y hermanas, de Sabadell; los reverendos párrocos de Secastilla, Bolturina, Olvena, Barasona, Artasona y Estada; don Juan Zaidín, de Artasona; don Cándido Calvera, de Barcelona; doña Petra Lajusticia, de Barcelona; don Antonio Baquer, don Vicente Godet y hermana Vicenta, de Barcelona; don Sebastián Romero, don Ruperto Sazatornil y don Antonio Benedet, de Graus; señor Colomina Marro, de Castarlenas; don Ramón Sésa, de Bolturina; don Vicente Salinas, de Graus, y ciento más.

 
Orquesta y rondalla en la Plaza Mayor de la Puebla de Castro. La autoridad a caballo. Foto de la década 1930 a 1940, facilitada por Rafael Franco Suiles.
En resumen, unas fiestas como no las ha habido nunca. Mil parabienes a la digna Comisión popular de festejos, por sus aciertos y actividad.


A continuación pueden ver y ampliar la hoja del Diario de Huesca del día 22 de Agosto de 1913 en la que aparece el texto anterior (1ª, 2ª y 3ª columna). Como curiosidad, en la 5ª columna de la hoja verán un parte de la Guerra del Rif o Guerra de África; y en la 1ª columna un extracto del Diario de Huesca del mismo día pero de 33 años atrás, es decir, del año 1880, en una de cuyas noticias se lee: “Efecto de grandes privaciones, murió el maestro de Fonz don Joaquín Tomás Catalán, y antes había fallecido doña Ana Nicolás, por la misma causa, o sea por hambre.” Esta noticia es la constatación de aquel dicho antiguo: “Pasas más hambre que un maestro escuela”. La hoja se ha obtenido de la hemeroteca del Diario del Alto Aragón.







¡¡ ÚLTIMAS PUBLICACIONES EN EL BLOG !!

Gifs Animados - Imagenes Animadas

¡¡ VERÁ QUE INTERESANTES...

NO SE LAS PIERDA !!