Translate

SEMANA SANTA: MATAR A LOS JUDIOS Y LA PROCESIÓN DEL VIERNES SANTO

Mariano Serena Garuz "Borbón"


NOTAS SOBRE UNA CONVERSACION CON
MARIANO SERENA GARUZ “BORBÓN”: 

SEMANA SANTA. MATAR A LOS JUDIOS Y LA PROCESIÓN DEL VIERNES SANTO

12 de Noviembre de 2011

(Autor del artículo: Pedro Bardaji Suarez)




          Sin lugar a dudas, la Semana Santa y en especial, la Procesión de Semana Santa ha sido la tradición más querida y mimada por “Borbón”, y la que más le he hecho sufrir. Solo hago que tocarle el tema y empieza a mover la cabeza hacia los lados mirando al suelo, en un intento de contener la emoción.

Procesión del Viernes Santo de 2012. Autor de la foto: Fernando Martín Bravo
          La Semana Santa en La Puebla tenía curiosas particularidades. Como ejemplo, aquella del Jueves Santo de “matar a los judíos”. Se les perseguía hasta la plaza mayor. Los judíos entraban en la iglesia y se cerraban por dentro. El pueblo perseguidor apedreaba y aporreaba la puerta, finalmente entraban y, simulando dar muerte a los judíos, destrozaban a golpes, con piedras e incluso con hachas, los primeros bancos de la iglesia. Impresionaba el ruido y la polvera levantada. Esta práctica fue evolucionando a una más moderada. Los de la iglesia cantaban el miserere (salmos penitenciales), al término, se apagaban todas las velas, solo permanecía encendida la palmatoria del sacristán, el padre de “Borbón”. Con ella entraba en la sacristía, donde aguardaban escondidos los judíos, dejando el templo a oscuras. En ese momento estallaban los aplausos y golpes en los bancos, simulando dar muerte a los judíos. El silencio llegaba cuando el padre de Borbón salía de nuevo de la sacristía, con la palmatoria encendida, y llegaba hasta el medio de la iglesia, llevaba a su espalda, en fila, a los judíos con la cabeza gacha en actitud de arrepentimiento.

Procesión del Viernes Santo, año 2011. Autor de la foto: Fernando Martin Bravo

          La Procesión del Viernes Santo, en los años anteriores a la Guerra Civil, seguía este recorrido: salida de la iglesia, Calle Arbellón, Calle General Lacy, subía por el cubierto de Plana, Plaza Mayor, Calle General Valdés, Calle Cerbantes, Calle Mayor y de nuevo Plaza Mayor y entrada en la Iglesia. Es decir, hacía un recorrido por el casco antiguo, sin atravesar ninguno de los portales de entrada al pueblo.  Las  mujeres del “paso” de “las siete palabras” llevaban túnicas mitad azules y mitad color rosa y faroles de cristal con velas encendidas. También “los siete dolores” portaban faroles de cristal. Estos dos “pasos”, eran representados por mujeres adultas.
Procesión del Viernes Santo de 2012. Autor de la foto: Fernando Martín Bravo
          En la última Procesión antes de la Guerra Civil, una cuadrilla de mozos aguardaba en el pilá de la Plaza con capazos de piedras, otros esperaban en el portal bajo. Solo salir la Procesión de la iglesia, empezaron a apedrearla. El Siño Mariano, un niño entonces, sufrió impotente el ver a su padre, a la cabeza de la Procesión, apedreado por los matones.  La Procesión tuvo que volver a la iglesia y el cura, Mosén Manuel Arnal Esforzado, natural de Abiego, pronunció un sermón que durante años se ha recordado: “…nosotros moriremos pero la religión brotará con más fuerza”. Unos meses después, este cura fue fusilado junto al Obispo de Barbastro.
Procesión del Viernes Santo de 2012.
Autor de la foto: Fernando Martín Bravo
     Con la llegada del régimen Franquista la Procesión se recuperó. Una cofradía formada por Josefina el Sastre, Josefina Montanuy, Purita Cirilo y la juventud de chicas de esa edad, comenzaron a elaborar trajes para los “pasos” vivientes. La señora de casa Cristé, guardaba, de la antigua procesión (de antes de la guerra), dos túnicas moradas de encapuchadas, que sirvieron de modelo para hacer cuatro nuevas. Este “paso” de las encapuchadas iba detrás del sepulcro y arrastraban cadenas en los pies. Estando de párroco Mosén Antonio se compró el Santo Cristo, y el sepulcro, este último a una cofradía que se deshizo. Las dos piezas costaron 6.000 pesetas. Parte del dinero se recogió gracias a una obra de teatro en la que trabajaban, entre otros, Manolón de Pastoré, Román de Giral, Josefina el Sastre y nuestro Mariano “Borbón”.
Procesión del Viernes Santo de 2011.
Autor de la foto: Fernando Martín Bravo
          En la Procesión de pasos vivientes del Viernes Santo, cada uno ocupa un lugar y hay un lugar para cada uno al que se accede por sexo o edad. Hay papeles para los tímidos y también para los que quieren lucirse, para los fuertes y para los débiles y para los dolientes… El personaje más representativo, “el de la caña”, cumple el moderno precepto de igualdad de género, pueden llevarlo adultos hombres o mujeres. A medida que avanzamos cumpliendo etapas de nuestra vida, vamos también recorriendo los distintos pasos de la Procesión. La vida pasa por la Procesión. En ella nos encontramos y nos recocemos como miembros la misma comunidad, incluso con nuestras contradicciones. A “Borbón” le debemos el haber velado y peleado por mantener, año tras año, esta representativa tradición.
Tras finalizar la Procesión del Viernes Santo. Año 2011.
En la foto: el Sr. Mariano Serena Garuz "Borbón" y su mujer Dª Maria; de pie, Pedro Bardaji.
Autor de la foto: Miryam Miguelez Fernandez

Si desea leer el artículo completo clicar sobre el Título siguiente:






¡¡ ÚLTIMAS PUBLICACIONES EN EL BLOG !!

Gifs Animados - Imagenes Animadas

¡¡ VERÁ QUE INTERESANTES...

NO SE LAS PIERDA !!